ESPECIAL CT: GILDA

14322760_1749256388656411_4653267080587147776_n

Ella es fiesta, alegría, inspiración, imagen de admiración y respeto. Ella es única. El 7 de septiembre se cumplieron 20 años de su muerte y en el mismo marco se estrenó la película que le hace honor a su vida, Gilda: No me arrepiento de este amor. Protagonizada por Natalia Oreiro. Suma más adeptos a medida que pasa el tiempo que la consagran como eterna. Ella, Myriam Alejandra Bianchi, Shyll, Gilda, el nombre con el que se consagraría, el nombre con el que debería haber nacido sino fuera por aquella época tan conservadora que no lo aprobó por la famosa película de la provocadora actriz Rita Hayworth. Nos proponemos desglosar todo lo que significa ella.

Desde nuestro lugar quisimos recordarla y homenajearla como el icono de la movida tropical que es. Sí, es; porque se mantiene vigente y se apropia del cariño de quienes la escuchan hoy día con la misma fuerza que en su momento de gloria. Invitamos a Vanesa Baccelliere, cantante de Girda y los del Alba, para que nos ayude a acercarnos un poco más al amor que provoca la música de esta flaquita hermosa oriunda de Villa Devoto; para comprender más acerca del ritual de la cumbia como motivo de fiesta popular, y por supuesto para que nos cuente sobre ella, Gilda. Al mismo tiempo conocemos sobre esta banda que le brinda tributo en cada presentación.

¿Cómo nació Girda?

Tenemos un centro cultural que se llama Quercus Alba, donde se hace tela, trapecio, canto y un montón de cosas más. Entre las actividades, armábamos reuniones y siempre se armaba la guitarreada; y cuando la noche iba sumando horas aparecía Gilda. Nos gustaba terminar con ella, tanto que empecé a buscar todas sus canciones. No me críe en la cumbia a pesar de que soy del sur de Santa Fe.

¿En ese momento era la misma formación que hoy?

Cuando cumplimos un año con el espacio dijimos “hay que armar la banda”, pero solo para el evento. Llamé a unos amigos músicos. Inclusive me prepararon un look: peluca, unos buenos tacos, nos hicimos polleras. Era una banda de amigos y lo sigue siendo. Tocamos en un bar y cuando llegó “Paisaje” no podía decir “yo soy Gilda” porque no soy ella. Dije casi titubeando “yo soy Girda”; y la gente le agregó los del Alba. Esa noche salió una contratación y así arrancamos.

Vanesa lleva cuatro años con la banda de once integrantes que le trajo mucha felicidad. Desde su lugar como apasionada por la música y seguidora de Gilda nos cuenta de la fortaleza de la maestra jardinera que decidió cambiar de rumbo (y bien que hizo), de cómo se impuso a las absurdas condiciones que se le exigían para abrirles las puertas al mundo de la música. Esa diferencia, quizás, la hizo ser quien es hoy. Ella rompió barreras inalcanzables para esa época. Sorteó con increíble gracia y talento los tabúes y estereotipos como los de la edad, tenía 30 años cuando triunfó. El del tipo de mujer de bailanta, se negó a ser rubia y era muy delgada. La del estigma de la cumbia dirigida a determinado sector social.

¿Cómo notan ustedes la aceptación en sus shows?

Girda y los del Alba se presenta como un grupo de música y también como un espectáculo. Tenemos un presentador, una bailarina, hacemos intervenciones como actores que somos. Hay mucha aceptación.

¿Cómo conviven con la cumbia actual?

Se globalizó bastante. Uno escucha patrones de cumbia en cualquier tipo de música. Nosotros venimos a tomar una cumbia de Buenos Aires de los 90, traerla a Santa Fe y al mismo tiempo actualizarla con “el bombo negro”, porque la cumbia de Gilda es un poco más lenta. No tenemos máquinas, es todo a sangre.

Como toda buena charla, no tardó en llegar la anécdota que concluyera todo. Vanesa le pone la voz a un sonidista, que la primera vez que la conoció fue en una prueba de sonido donde “estaban todos locos porque era tarde. Estaba todo mal, todos nerviosos, era un caos. Hasta que llegó ella. El aire cambió. Su carisma y su presencia modificó todo”. El ángel que llevaba Gilda es indiscutible, más allá de los mitos que la envuelven.

La invitación esta vez es doble: mantener vivo el recuerdo de esta artista que es muestra de superación y de pasión por la música tropical; conocer a Girda y los del Alba, banda bien autóctona que le brinda tributo y amor. De yapa te dejamos el link de la nota completa, donde podes escuchar la interpretación de Vanesa Baccelliere de “No me arrepiento de este amor”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s