María Bam D.: Lady Dynamite

maxresdefault

Muy publicitada por Netflix, aunque despreciada por el boca en boca facebookero, Lady Dynamite es una comedia muy extraña digna de ser vista.

Creada por Mitch Hurwitz (Arrested Development) y la productora Pam Brandy (South Park) la serie sigue a la comediante María Bamford (actuando alguna versión de sí misma) en un intento de reconstruir su carrera. Las rutinas de stand up de Bamford en general circulan sobre sus diagnósticos médicos: “Trastorno Obsesivo Compulsivo” y “Trastorno Bipolar II”. El show no se queda atrás. Frenético como las voces internas de María desestabiliza constantemente la lógica narrativa tradicional amenazándonos constantemente con la oscuridad. Es oscuro, bizarro e hilarante a la vez.

Lady Dynamite es un falso documental de la vida no tan falsa de María. No es un programa de enfermedades mentales, sino de cómo aprender a vivir con ellas. Arranca con María intentando volver a tomar riendas de su carrera como comediante luego de haber pasado un tiempo en un psiquiátrico. La narrativa se mueve en tres tiempos: el pasado exitoso (aunque de locura extrema), los días en Duluth (viviendo con sus padres, yendo al psiquiátrico por las tardes intentando recuperarse de las crisis anteriores) y, finalmente, el presente donde María intenta descubrir como balancear su salud mental con los otros aspectos de su vida.

LadyDynamite.jpg

El show nos tiene constantemente preguntándonos que de esto será de verdad lo que ocurrió en la vida de María, y a la vez es tan delirante que uno ya no puede cuestionarse nada. Los personajes entran y salen de la ficción constantemente. En un momento vemos Patton Oswalt actuando de policía para luego verlo actuar de sí mismo y criticar a María por ciertos arreglos que tiene su show. La dudosa cuarta pared del cine es rota a martillazos constantemente y María es el único personaje que se mantiene en sí mismo en cada una de las líneas temporales y del tramado ficción/realidad. A excepción de ciertos momentos en que es representada por un cordero, y esto no es una metáfora.

Netflix es la piedra angular en la posibilidad de existencia de programas como este. No necesita convencer a nadie más que a sus propios realizadores, esta moldeado exactamente como ellos quisieron. “Streaming kills the tv star”, al no tener que estar luchando para mantenerse al aire, puede ser tan delirante como quiera. La serie sabe aprovechar la panzada del típico espectador de Netflix para que nades por las profundidades de los mambos más divertidos sin poder entender ni un cuarto de lo que está pasando. No entendiste el chiste ni por casualidad, pero nunca escuchaste uno mejor.

Por Flor Martin > @florifish

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s