STRANGER THINGS: LO QUE FALTABA

Stranger-things.jpg

Volvieron los 80’s en forma de serie y de la mano de Netflix. Resultaría muy difícil que todavía no hayas escuchado hablar de ella, ya que Stranger Things fue el boom del último tiempo y ya superó récords habiendo sido lanzada hace poco más de un mes, con una repercusión impresionante en el boca a boca que hizo estallar las redes sociales. Pero empecemos por el principio.

Para el que todavía no la vio o no sabe de qué se trata, la historia está ambientada en 1983 y ubicada en un pueblo de Estados Unidos, en el cual un grupo de amigos encuentra a una misteriosa niña que está a su vez relacionada con la desaparición de uno de los chicos del grupo, quien misteriosamente se esfuma una noche luego de jugar un juego de mesa con sus amigos. A raíz de la desaparición comienza la búsqueda desesperada tanto de sus amigos y familiares como de la policía local, convirtiéndose todo en un enigma donde convergen  experimentos estatales ultra-secretos, fuerzas paranormales terroríficas, la niña extraña y, como si fuera poco, Winona Ryder en un papel simplemente genial.

El párrafo anterior es simplemente una breve reseña para  el que realmente necesite tener una idea antes de empezar a ver una serie, pero esta vez más que nunca es preferible no dar ni un detalle demás que pueda spoilear alguna parte de la historia,  ya que la serie necesita ser vista y analizada sin nada que revelar de antemano. Por lo tanto, solo paso a  resaltar algunos puntos que a mi entender son de lo mejor que nos traen estos directores y creadores de la serie, los hermanos Duffer, los cuales se criaron en los 80’s así que  tienen palabra autorizada para contarnos sobre esa época.

Una de las primeras razones para que salgas corriendo a mirar el primer episodio, es que esta serie dura solo 8 capítulos, los justos y necesarios (aunque por suerte para todos los fanáticos ya se anuncio que habrá una segunda parte, así que, que no cunda el pánico). Cada capítulo tiene una duración de entre 45 y 50 minutos. La primera temporada cuenta con un principio, un nudo y un fin donde se muestra una historia clara, aunque deje cosas sin resolver que dan pie a una continuación; pero cada episodio por si mismo ya te deja satisfecho, con el movimiento y el ritmo justo, no sólo para la historia sino para el desarrollo de los personajes. A veces menos es más y en éste caso eso queda claro.

Otro de los ingredientes para que la serie se haya convertido en un suceso es el juego  con la nostalgia y la innumerable cantidad de referencias a películas de los 80 como E.T., Alien o Encuentros cercanos del tercer tipo, además de relaciones con historias de Stephen King como El cuerpo (originalmente publicada en Las cuatro estaciones, de 1982).

4118bc185081d7b9ff5160dc6e5304cbaab081a7.jpg

Otro de los aciertos de esta serie es la importancia dada a las redes sociales, las cuales tienen un gran peso en esta época. Por ejemplo, a través del Facebook oficial de la serie, se lanzaron diversos videos en donde se ven los comparativos entre lo visto en Stranger Things y los productos originales en los que se basaron y tomaron como referencia, pero no solo eso sino que se animaron a  hacer smashs de videos referenciales como por ejemplo uno donde simulan que aparece Xuxa en un programa televisivo fingiendo ser parte de la serie. Para los más fanáticos no es un aspecto menor que los creadores hayan hecho un generador de gifs de la serie, para supuestamente mandar mensajes del otro lado.

Todos estos detalles aportan en esta era postmoderna, donde cada lanzamiento debe contar con algún componente extra para traspasar la pantalla como lo hizo Stranger Things: se trata de dejar una huella y a la audiencia satisfecha.

No se puede cerrar una nota de Stranger Things sin  hablar del elenco. Cuando salió la serie y confirmaron que estaría Winona Ryder entrometida en una historia de sucesos paranormales, esa sola frase ya conquistó a muchos. Para los no tan freaks, la historia ofrece mucho más que a Winona y Expedientes X. Los 4 niños protagonistas de esta trama se comen la serie, transmiten esa rebeldía y fascinación por la aventura y a la vez el sentido de amistad más puro e ingenuo, como así el amor y los miedos que van atravesando mientras se desarrolla los capítulos. La combinación entre travesuras, miedo y ternura en este caso es infalible y los momentos en que gana el misterio, o la tristeza dura lo necesario, siempre hay un corte justo y un cambio de ritmo en dónde aparece la cuota de humor generalmente de la mano de los niños que aliviana y hace que sea más llevadera.

http://giphy.com/embed/26BRPZTCZVcCWUUak

Inevitablemente (y ahora si juro que termino) tengo que hacer un destacado con la música, con aplausos de fondo incluidos. Desde el momento en el que aparecen el título y los créditos, con una tipografía tan ochentosamente fantástica (si, hasta amo la tipografía),  y suena el sintetizador de fondo, la música te atraviesa y te mantiene ahí expectante, generando un estímulo-respuesta. Los fanáticos de la música de la época no se van a defraudar, ya que hay un recorrido musical con bandas como The Clash , Jefferson Airplane y Joy Division, entre otros. 

Ahora sí, anda a verla. Vale la pena cada capítulo y es tan buena como todo el mundo lo está diciendo por todos lados. Nada puede salir mal cuando hay una cuota de misterio, otra de humor, situado en los 80’s y teniendo de protagonistas a unos pequeños y adorables nerds viviendo aventuras paranormales.

http://giphy.com/embed/3o6Ztf6n7TSvCzXz0s

 

Por Martina Mancilla > @martuzep

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s