Agostina Cialdella en Casi Todos

ads13.jpg_1572130063
foto de rosario3.com

En la semana del día del periodista, recibimos la visita de la periodista que nos despierta todas las mañanas. Ella es Agostina Cialdella, conductora de Antes de Salir, quien nos brindó un charla cálida, divertida, con pasajes por lo personal y lo profesional. “La pasión se va construyendo desde muy chicos” nos cuenta, y asegura que trasciende lo que uno haga, “uno es pasional haciendo periodismo o teniendo una huerta, es algo que se lleva puesto”.

¿Cómo te decidiste por esta profesión?

Claramente no quería nada que tenga que ver con los números. Siempre me costaron, una de mis mejores amigas que hoy es ingeniera me ayudaba porque era un desastre. Me gustaba ir a la escuela, era como una fiesta. La matemática no tenía mucho que ver conmigo pero si tenía mucha facilidad para hablar. Siempre me gustaron las ciencias sociales. En la secundaria vino el momento donde uno tenía que empezar a ver que quería hacer de su vida; en esa época había un programa de televisión que se llamaba Primicias; yo era adolescente. Era la redacción de un diario, y la gente corría con las noticias, era todo un mundo de la búsqueda de la verdad y de desmantelar. Yo miraba eso fascinada hasta que un día le dije a mi mamá “quiero hacer eso” sin saber bien que era. Me seducía la adrenalina del minuto a minuto, de consumir un espacio de algo nuevo, hacer justicia. Terminé estudiando comunicación social. Uno entra a la carrera con entusiasmo y con la cabeza puesta en lo que quiere ser y uno va cambiando, por cuestiones personales y profesionales. Se modifica un poco ese deseo virgen del principio pero la cuestión de raíz se mantiene.

Empezaste a trabajar muy joven…

Si, a los 18. Empecé la carrera y a trabajar a la par. Tuve la suerte de arrancar a laburar en FM Tango con Carlos Vilarrodona y Eduardo Conforti. Después empecé en Radio Dos, donde estuve muchos años hasta pasar al canal. La práctica y la teoría las hice en paralelo. Fue positivo pero enloquecí un poco. Los primeros años lo iba regulando pero a partir de tercero o cuarto era cualquiera, hacia lo que podía, a mis amigas de la facultad ¡gracias por existir! porque me hicieron el aguante.

Disfruto mucho mi profesión, me gusta en este momento hacer tele, me fascina estar en un estudio de radio, a cada propuesta me fijo de que se trata y si resulta interesante me engancho. Es una profesión que va variando si bien tiene su rutina, obviamente.

¿Vale la pena levantarse temprano?

¡Si! El horario es tremendo. Me levanto 04.30 de la mañana. Está lleno de enfermeros, panaderos, siempre pienso en eso. El médico al que le caes a la guardia  a las tres de la mañana no te dice “che, máster, un poco más tarde”. El mundo se va armando de gente que se levanta más temprano y más tarde.

Hace unos meses estuvo con nosotros Juan Pedro Aleart y nos contaba como fue el inicio de antes de salir… ustedes fueron convocados para idear el programa…

Nos llamó Pablo Franza, que es el productor general del programa. Siempre me acuerdo del día que me llamó y me contó sobre el programa. En ese momento yo estaba haciendo producción en De 7 a 9 y De 12 a 14 y estaba siendo cronista de la mañana del canal. En realidad hace 11 años que hago este horario madrugador. Laburé unos años con Nacho Suriani en producción y él, que hacia radio de 6 a 9, llegaba 5.30 y antes de entrar al estudio me decía: “cuando te digan que te acostumbras, no les creas”. Es verdad, el cuerpo se te amolda, pero cuesta. Hay que ser disciplinado, eso es crucial, hay que adaptarse a la vida que uno tiene la suerte de elegir. Soy responsable de mi salud y profesión para dormir la horas aconsejables, o acercarme a eso.

Agostina habla con entusiasmo y amor de su trabajo, con énfasis en valorar el compañerismo, el compromiso y la vocación. Su despertador suena muy temprano, sin embargo una vez que llega al estudio está saldado. Nos confiesa que en ocasiones piensa “gracias universo por darme estos momentos de trabajo”. Tanto Pablo Montenegro como Juan Junco generan un ambiente ameno, muy divertido y llevadero.

¿Tu pareja se tuvo que adaptar a tus horarios?

Si, pobre cielo. Él se acuesta un poco más tarde. Les voy a contar una intimidad, yo me pongo el antifaz para dormir porque me molesta el brillo de la tele a tal punto que no me puedo dormir para tratar de conservar el ritual de irnos a dormir los dos al mismo momento. Es determinante, hay una voluntad de parte de los dos, hay que tratar de amoldarse. Él se levanta un poco más tarde y trato de dejar la ropa lista y hacer poco ruido. Es poner nuestro granito de arena.

La joven periodista disfruta de sus últimos meses de noviazgo previos al casamiento. “Estamos coordinados, que no es poco” nos dice en relación a los preparativos. Se la ve radiante y enamorada.

Este es el quinto años de Antes de Salir y el año pasado ganaron el Fund Tv, ¿fue un impulso para seguir?

Ganar un premio es un mimo. Es una gratificación, por mas autoestima que uno tenga a uno le gusta que lo acaricien un poco. El premio estuvo buenísimo porque premia la cuestión educacional, los contenidos televisivos, se apunta a eso. Y es lo que intentamos hacer en el programa, adaptado a la agenda, al horario. Pensamos mucho el contenido, a la gente que invitamos, los temas y como los tratamos porque tenemos ganas de comunicar cuestiones relacionadas con la cotidianeidad, escuchar voces que no se escuchan todo el tiempo, aportar.

¿Cómo ves el rol de la mujer en los medios?

Por suerte desde hace tiempo la mujer tiene cada vez mas lugar. Se está luchando, se están escuchando voces que antes no, se está saliendo a la luz. Cuando uno visibiliza las situaciones y dejan de quedar en la oscuridad, cuando uno lo pone en palabras o en imágenes o en lo que sea, es el primer paso como para empezar a modificarlo. Justamente en este mes que fue la marcha en todo el país, eso es un primer paso. Aunque en general falte muchísimo. Se empieza a hablar de violencia de género, se cambia el término crimen pasional, se empieza a hablar con cuestiones más propias. Es un avance. Faltan muchas reivindicaciones. Es un tema educacional que se trabaja fundamentalmente desde cada familia. El cambio de raíz se hace desde ahí, acompañado de la educación formal de las escuelas y con la responsabilidad del Estado.

En los medios somos menos las mujeres. En la empresa donde en este momento me toca laburar somos pocas pero estamos, nuestros compañeros son respetuosos en el sentido de que nunca hubo discriminación. En antes de salir somos un grupo de trabajo y amigos.

Nos despedimos de Agostina con la promesa de que vuelva para charlar todos los temas que nos quedaron pendientes. Por ahora, podes escuchar la entrevista completa haciendo click acá:

Anuncios

2 comentarios en “Agostina Cialdella en Casi Todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s